Carros y marcha

No hemos escrito hace un tiempo. Nos consumió el verano y luego la entrada de nuestra hija al colegio (que da para un post aparte). Una de las principales dudas que tuvimos durante los primeros años y si nuestra hija iba a poder caminar, y cómo lo haría. De hecho para mí fue muy duro cuando los otros niños de un año empezaban a caminar y me di cuenta que las diferencias (que los primeros meses pasan casi inadvertidas) se estaban empezando a notar. 

Cuando empiezan en el parador, uno ve como imposibles los pasos independientes; pero llega un momento en que se suben a un andador (o carro) y descubren como moviendo partes de su cuerpo puede lograr una marcha. Nuestro primer carro lo obtuvimos en la Teleton, exactamente a los dos años tres meses.  Partimos leeento; viendo los vídeos no puedo creer la paciencia de horas parados en la vereda celebrándola para que avanzara. 

Carro que entrega la Teletón

Carro que entrega la Teletón

Creo que es el carro perfecto para empezar; es más o menos pesado, entonces es estable, las ruedas sólo van hacia adelante y hacia atrás (no giran), entonces pueden dar pequeños pasos para no desestabilizarse. Las ruedas traseras tienen freno, entonces impiden que los niños se vayan hacia atrás en subida.

El segundo paso que dimos (unos seis meses después); fue cambiar las dos ruedas delanteras por unas que sí permitieran girar. Ya en esta etapa ella estaba más cómoda en su carro, y para doblar tenía que levantarlo, lo cual le generaba frustración. Los primeros días fueron de más trabajo, porque -al ser más difícil de controlar- giraba en círculos sin poder avanzar. Una vez que se acostumbró le dio la libertad para pasear sola y con tranquilidad en espacios planos (supermercados, casa, vereda etc...).  

Llegó un momento en que el carro se nos hizo muy pesado y sentimos que ella tenía más energía de la que el andador le permitía. Empezamos a ver alternativas y nos decidimos por éste: Kaye Walker de apoyo posterior.

Carro Kaye Walker

Carro Kaye Walker

A nosotros nos ha funcionado súper bien; es más liviano y uno puede ponerle ruedas más "todo terreno" para que pueda andar rápido en la vereda e incluso el pasto (si está corto). Tiene diferentes alturas y yo calculo que le puede durar unos tres años. Con él va al colegio, camina en algunas partes de la casa, vamos a la plaza etc... Incluso le compramos un canasto de bicicleta para poner en la parte trasera, para que pueda llevar cosas consigo (no las puede llevar en la mano). 

El próximo paso serían las muletas... personalmente no estoy apurada, me gusta la postura que tiene usando el carro y nuestras terapeutas nos recomiendan las muletas cuando sean un poco más grandes por temas de coordinación.