Operación in utero y AUGE

Hace un par de semanas se publicó el fallo de la Corte de Apelaciones de Santiago que obliga a una isapre a cubrir los gastos de la operación in utero de espina bífida a través del AUGE de una guagua. 

La isapre se había negado, alegando que el catálogo de enfermedades catastróficas solo contempla la posibilidad de efectuar la cirugía después del nacimiento y, además, con un determinado prestador. Por su parte, los padres alegaron que existía una clínica con un equipo que podría realizar la cirugía y que su hija tenía derecho a esa oportunidad. 

“Un fallo de la Corte de Apelaciones de Santiago ratifica lo que ha sido una jurisprudencia judicial y administrativa uniforme: considerar al ser humano concebido como un paciente susceptible de tratamientos e incluso cirugías...
— Hernán Corral, Columna El Mercurio

Según el fallo, la Constitución "asegura a todas las personas el derecho a la vida, incluyendo expresamente la vida del que está por nacer, lo que implica que esta garantía no sólo contempla la vida como fenómeno opuesto a la muerte, sino que la protección empieza al feto que está en el vientre materno, su nacimiento y desarrollo de vida, con una cualidadque comprende la prolongación de ella en la mejor forma posible y que la medicina puede entregar". Agrega que "ninguna norma legal o contractual tiene preferencia sobre este derecho constitucional".

Así se validó el derecho de la pequeña a recibir el mejor tratamiento, pese a que aún no nacía. Si la Constitución valida el derecho del nonato a esta oportunidad, ¿por qué el Auge no se hace cargo? Cuando los medios consultaron a Fonasa, ésta respondió que"el tratamiento y seguimiento posterior de la espina bífida se encuentra garantizado por el AUGE para los nacidos con sospecha de disrafia abierta o cerrada" Agregaron que la madre de la bebé no está ingresada como AUGE, por lo que debe realizar el trámite correspondiente para acceder a las garantías.

¿Qué tan difícil puede ser cambiar la palabra "nacidos" por "en gestación"?

La operación in utero ya no es experimental, fue ratificada con un estudio serio y controlado durante 10 años en Estados Unidos http://www.spinabifidamoms.com/english/index.html y ya llevamos cerca de 15 casos en Chile. ¿Por qué no puede hacerse cargo el Auge de que la espina bífida puede ser tratada también dentro del útero. Si se trata de un tema económico, probablemente el costo para el Estado será mucho menor que financiar las mayores operaciones sucesivas que suelen venir en el caso de una primera intervención ya fuera del útero. 

Espero que la operación se convierta en un derecho para los hijos de todas las madres que los próximos años escuchen el diagnóstico de que su guagua viene con espina bífida.