Espina bífida y células madre

De vez en cuando aparecen nuevas terapias que prometen mucho para las enfermedades de tubo neural. Una de ellas es la aplicación de células madre, que algunos afirman puede ofrecer mejoras en la función motora, sensaciones, control de la vejiga y del intestino, entre otros.

En general no se ofrece como una cura (la EB no se cura!) pero sí lo ligan a poder ayudar a los pacientes a aliviar algunos de sus síntomas, lo que resulta en una mejor calidad de vida.

stem-cell-101.jpg

En Chile no he sabido de algún caso de uso de Células Madres para tratamiento de la Espina Bífida, en general los sitios que lo ofrecen están en China, Tailandia (Bankok) y van asociadas a planes de entre 3 y 4 semanas por valores cercanos a US$ 30.000.

Recientemente, el trasplante de células madre (SCT) se ha convertido en una opción de tratamiento alternativa para los pacientes con daño neurológico, con foco en el manejo intestinal, que afecta a cerca del 71% de los pacientes con Espina Bífida.

Un estudio publicado en Agosto de 2018 por el Vinmec Research Institute of Stem Cell and Gene Technology estudió la aplicación de células madres en dos pacientes. En general a los 4 meses se pudo medir un avance el manejo intestinal (los detalles se pueden leer en el estudio), aunque a nivel urinario los pacientes mostraron algún grado de mejoría pero siguieron necesitando sondeo intermitente. Es de los pocos estudios con resultados concretos que he podido encontrar, donde se indica además que la aplicación de células madres no tuvo complicaciones postoperatorias.


Células Madres en cirugía prenatal

ultrasound_spina_bifida_stem_cell_treatment.jpg

Otro estudio interesante realizado en California (UC Davis Health System) ha estado activamente estudiando los beneficios de la aplicación de células madres a nivel intrauterino. Los investigadores Farmer y Wang aseguran que la operación intrauterina por si sola colabora mucho el mejorar el desarrollo cerebral, pero no tiene mucho efecto a nivel motor, razón por la que buscan combinarlo con células madres. Han sido innovadores en combinar la cirugía fetal con un tratamiento placentario con células madre para reducir los efectos de la espina bífida.

Diana Farmer fue la autor principal del histórico estudio sobre el manejo del mielomeningocele (MOMS), que mostró que la cirugía prenatal podría mejorar los resultados cognitivos para los 1,500 niños nacidos cada año en los EE. UU con espina bífida.

Para la investigación actual, los corderos con mielomeningocele recibieron cirugía fetal estándar para devolver el tejido expuesto al canal espinal. Las células estromales mesenquimales derivadas de placenta (PMSC) humanas, conocidas por sus cualidades neuroprotectoras, se conservaron en hidrogel y se aplicaron en el sitio de la lesión. Seis animales que recibieron el tratamiento con células madre pudieron caminar sin una discapacidad notable pocas horas después del nacimiento, mientras que seis animales de control que recibieron solo el hidrogel y el andamio no pudieron pararse.

El uso de células madres a nivel prenatal parece ser prometedor, y es el foco de estudio de aquellos que promovieron la cirugía fetal para mejorar la calidad de vida de las personas con EB. -

Nicole KellerComment